Temperaturas

 
 

En el Valle del Almanzora durante el verano, las temperaturas mínimas medias varían entre los 8,7º (Junio) y 18,4º (Agosto). Referidas al invierno, las temperaturas máximas absolutas, no llegan a superar regularmente los 26º, si bien en Purchena han llegado a contabilizarse 27º y 28º en los meses de enero y febrero. En verano se han llegado a sobrepasar los 41º en la parte baja de la zona; no así en las zonas de montaña cuyos máximos valores no suelen sobrepasar temperaturas de 36º-37º.

 
 

Insolación

 
 

Está comprendida entre las 2.347 horas del Calar Alto (mínima) y las 3.263 horas de Purchena (máxima). Por debajo de esta máxima, están El Campillo con 3.056 horas y Lúcar, Tíjola y Serón muy cerca de las 3.000 horas. Bacares con 2.757 horas y El Aguadero con 2.782, marcan la insolación media de la zona.

 
 

Precipitaciones

 
 

Podemos considerar en cuanto a las precipitaciones dos sectores claramente diferenciados:
En el valle del Alto Almanzora.- El régimen es de un máximo equinoccial, sobre todo de primavera - otoño, disminuyendo en invierno y verano. Octubre es el mes más lluvioso y Julio el más seco, si bien estadísticamente y en Serón, sería el mes de menos precipitaciones.
En la sierra de los Filabres.- Hay zonas que registran sus precipitaciones máximas en Primavera-Otoño, disminuyendo paulatinamente en invierno y verano.
En Bacares y en El Aguadero los meses más lluviosos se corresponden con Diciembre y Octubre respectivamente. En la sierra de Las Estancias, las máximas precipitaciones se corresponden con otoño. En toda la zona el mes más seco es julio.

 
 

Tiempo estacional

 
 

En invierno los tipos de tiempo anticiclónicos son dominantes y el tiempo es moderadamente frío en toda la zona. La primavera se caracteriza por depresiones atlánticas que alternan con los anticiclones polares dando lugar a cielos lluviosos que se combinan con cielos despejados. En verano, se viven altas temperaturas por insolación y domina el tiempo anticiclónico ligado a la baja sahariana del Norte de África. El otoño acostumbra a ser la estación más lluviosa aunque se caracteriza igualmente por la irregularidad interanual durante esta estación.